Diario - 23/10/2016

Las Ovejas Contra-Atacan: Peronia NO achica el Gasto y va por Impuesto a la Herencia

“La locura es la forma de expresar aquello que los sanos no se atreven ni siquiera a sugerir.”

¡Muy buenos días ovejas de Peronia!, espero que hayan descansado durante el domingo así nuevamente puedan ser taxadas por el voraz Estado Argento, ese que necesita comer de ustedes con más impuestos; pero cuidado: quizá esta realidad fiscal que sufrimos sea sólo una construcción imaginaria del rebaño. (NO al 45% de Impuesto a las Ganancias: La Rebelión de la Oveja Esquilada)

CAMBIO = AUDACIA. CAMBIO SIN AUDACIA = ILUSIÓN

La alucinación fiscal de Sherman. Nos contaban en un pasado no tan lejano que los argentinos padecíamos de “sensación de inseguridad” aun cuando, percibíamos cotidianamente hechos evidentes de violencia ante la ausencia sistemática del Estado en algo tan crucial como la seguridad pública. Y siguiendo con esta lógica de la “sensaciones virtuales” me pregunté en estos días si en materia de impuestos el equivocado no seré yo y si entonces, la presión fiscal que percibo sea sólo una construcción de mi turbia imaginación que refleje la “ilusión tributaria” de la quinta clase social de Peronia, ese sufrido rebaño de ovejas esquiladas que no sabe hacer kilombo pero que sí aprendió a soportarlo, padeciendo y financiando piKetes aun cuando prometieron que culminarían y que sólo sabe agachar la cabeza obedientemente para generar la poca riqueza blanca que banca al resto. Quizá entonces, la quinta clase no sea sólo la más “boluda” de las cinco, quizá también por tanto pagar impuestos, se haya convertido en la más paranoica, al punto tal de percibir una realidad que simplemente no existe. (Políticamente Incorrecto: Entre Apoyo y Obsecuencia Existe Abismo de Distancia)

Sólo es confusión de las ovejas. Dicen por ahí que en Argentina se paga “poco impuesto” y por lo tanto, ovejas de quinta clase, estén preparadas porque el Estado Argento planea ir por mucho más creando incluso uno nuevo: el de la herencia. La forma “políticamente correcta” de vendernos este desquicio es decirte: hay mucho trabajo en groncho y como no podemos corregirlo en el corto plazo, vamos entonces por vos que vivís en blanco, total, sos una oveja y nunca hacés kilombo. Quizá entonces, el drama fiscal que padecemos los argentinos de la quinta clase no sea un problema de economistas, ante nuestra imposibilidad de comprender una realidad tan obvia para el resto, nuestro destino debería probablemente ser el Borda. Tal vez sólo en nuestra bizarra imaginación ganen siempre los malos a los que hoy el Principado Medieval de Peronia premia, incluso, con un blanqueo. Quizá como autocritica, no sólo seamos la quinta clase que más paga sino también la que menos comprendeafter allsólo somos las ovejas del Principado. Tal vez estos esclavos fiscales, aquellos pocos de los que vive el corruptísimo Estado Argentino, ni siquiera tengan la capacidad suficiente de darse cuenta que en Peronia hay poca presión fiscal, poco gasto, poco déficit y poca deuda. Rebaño: tranquilo, porque lo nuestro sólo es una “alucinación tributaria”. (El Argentino Ausente y los 10 Mandamientos de Peronia)

El exonerante y conveniente relato de la restricción social.  En este permanente juego de ilusiones me pregunto si Cambiemos no terminará siendo una mera “ilusión de Cambio”. Parecería que el oficialismo se acostumbró a utilizar la restricción social como excusa permanente y entonces, en vez de corregir el status-quo, lo estaría exacerbando. Parecería evidente que en Peronia, en vez de gastar de menos, decidimos sobre la marcha gastar de más. Nuestro problema es el gasto, siempre lo fue y si no lo corregimos, nada podrá funcionar. El establishment de Peronia podría esforzarse en reducir gasto superfluo pero no se atreve a hacerlo. Nos tomamos un año entero por ejemplo, para dejar de financiar Fútbol para Todos, inaceptable para una nación que no tiene escuelas, ni hospitales, ni seguridad y a la que a la vez, el Estado le exige firmemente más impuestos. Quizá y sólo quizá, todo esté cambiando y solo nosotros, las ovejas alucinantes, no tengamos la capacidad suficiente de darnos cuenta, quizá y sólo quizá el rebaño esquilado haya construido una ficción en donde el Estado Argento imaginariamente te taxa de más, te gasta de más, te endeuda de más y te protege de menos. Tal vez, el Estado protector nos tenga que iluminar cognitivamente indicándonos que, así como Keynes creó el concepto de ilusión monetaria nosotros, las ovejas de quinta, en nuestra limitada capacidad reflexiva, inventamos el concepto de ilusión fiscal, una realidad que vive exclusivamente en nuestra crispada imaginación.

¿Pero si el que vive en una ilusión es el gobierno? El problema es que, al ser la quinta clase tan limitada y carente de lucidez, no comprenda los beneficios de gastar de más, de endeudarse en exceso y de apostar todo a un crecimiento que podría no darse y por lo tanto, decida desenamorarse y dejar de votar a un movimiento que podría sólo ser “ilusión de cambio”. No hay nada peor que querer tapar el sol con la mano, Argentina fue defaulteada fiscalmente y no existe una transformación mágica del desfalco al crecimiento. Pero lo paradójico de todo esto es que quizá, haya sido el gobierno y no nosotros, las ovejas de quinta, el que pulula en su propio relato ficticio. Quizá peligrosamente en su propia imaginación viva satisfecha y sin frustración la porción de la sociedad que los votó honestamente y les concedió el mandato de cambio. Quizá en la ilusión del oficialismo exista una sociedad que pasivamente volverá a votarlos a pesar de un impuestazo. Respetuosamente les pido, salgan de la probeta que crearon, anímense a cambiar, para eso los votamos y los vamos a bancar; a pesar de la restricción social hay espacio para la corrección, y el riesgo de no hacerlo es que la cruel realidad convierta a Cambiemos, en nada más que una alucinación.

¿Sensación” de ordinariez? Fantasmas de Peronia: si aceptaron sin chistar la ilusión del kirchnerismo por doce años no tienen autoridad moral para criticar ningún léxico. La libertad de expresión es un ejercicio sumamente transgresor y detrás de la aparente ordinariez de una palabra puede estar el verdadero mensaje de un artículo entero. Los fantasmas de petulante doble moral, exaltan la filosofía de lo “políticamente correcto”, aun cuando lo subyacente a dicha “perfección”, apeste. Y a esos mismos fantasmas les recuerdo que en los 90 presenciaron “sin ofenderse” el nacimiento del default más enorme en la historia de emergentes y que durante la déKada derramada convalidaron con su silencio cómplice un despilfarro fiscal histórico haciéndose los “desentendidos” cuando el Estado mentía sobre pobreza, inflación y criminalidad. Incluso hoy 2016, toleran “sin ofenderse” que nos cuenten que un fiscal “se suicida”, observando además pasivamente cómo un señor omnipotente vestido todo de blanco se saca fotos con cuanto político sospechado de corrupción esté disponible. ¡Pero eso sí!, no vaya a ser cosa que lean “boludo” en una de mis notas porque ahí se pudre todo, al zombie del ataúd le salta el facho de adentro en un claro ejemplo de falsa moral oxidada y ¿saben qué, fantasmas?, lo que verdaderamente les molesta no es el léxico de mis artículos, sino la cruel y representativa sinceridad esgrimida en los mismos.

El sutil engaño detrás de lo “políticamente correcto”. Se puede ser mucho más insultante y ordinario cuando del lado de lo “políticamente correcto” te quieren vender una realidad que atenta contra la sinceridad más básica. No es causal que en la sociedad de hoy los “políticamente incorrectos” sean rechazados frente a un establishment que persiste desde el “manual de lo correcto” en defender lo indefendible. Lo que debería irritarnos y motivarnos a la vez es el “sutil engaño” detrás de lo “aparentemente correcto” y no “la cruel pero sincera verdad” que paradójicamente resulte, de lo “incorrecto”. A las obedientes ovejas del rebaño: somos los responsables de que este incipiente proceso de cambio sea sólo una efímera ilusión o algo verdaderamente trascendente; llegó el tiempo de ser todos “políticamente incorrectos” o en criollo, simplemente sinceros, aunque dicha sinceridad caiga mal y cueste. Está en nosotros, las ovejas, contra-atacar y rebelarnos a este hipócrita status-quo del cual toda la clase política de Peronia es responsable y que sencillamente, apesta. NO HAY CAMBIO POSIBLE SIN AUDACIA. Chau, hasta la próxima y sigo esperando.

Fuente de la Imagen

 

8 comentarios para Las Ovejas Contra-Atacan: Peronia NO achica el Gasto y va por Impuesto a la Herencia

  1. Juan dice:

    Hola German, es excelente la idea de que las ovejas se revelen. Es excelente que sean arengadas a que se revelen. En este punto, me preguntaría lo siguiente:
    1. Cómo hacen las ovejas para revelarse, si se la pasan laborando
    2. En caso que que tengan el tiempo para hacerlo, cuál sería el camino?
    3. Muchas de las ovejas, responden a la moda, marketing y a lo socialmente aceptable instaurado por aquellos que pretenden manejarlas.
    Cómo siempre el problema en la Argentina no son las ideas o soluciones. Nuestro mayor problema es la implementación de estas a la realidad.

    Saludos

  2. Carlos dice:

    Estimado German, leo asiduamente sus notas, a esta altura de mi vida (56 años) recuerdo, por haberlas vivido, todas las crisis que se sucedieron desde 1975 en adelante. Pienso que la única salida que le queda hoy al contribuyente es desfinanciar al estado en sus tres niveles. De otra manera nunca van a generar un cambio, siempre será más de lo mismo. Esta casta de políticos y empleados públicos nunca nos van a tomar en serio. Están todos muy cómodos en la situación actual, no necesitan cambio. La realidad es que por estos días el mix de problemas que afectan a nuestra economía ha dejado al sector privado sin rentabilidad. En esta situación no habrá inversión de argentinos ni de extranjeros (salvo que logren alguna prebenda). Saludos.

  3. Claudio dice:

    “…salgan de la probeta que crearon, anímense a cambiar, para eso los votamos y los vamos a bancar…” Hasta que la oposición se organice y plantee algo superador. NO HAY cheque en blanco.

  4. Elba Khan dice:

    Hace ya largo rato que Peronia es presa de la utopía neo-marxista del progresismo bien pensante.

    Peronia es el realismo mágico latinoamericano encarnado. Cupos para travestis, para mujeres en la política, ley de talles, fúbol para todos y todas, policía INADI del pensamiento, etc. Es la realización de una utopía de igualitarismo irracional progre.

    Los líderes peronios (o mejor expresado “pedorros”) parten de la premisa de que la leyes y decretos dictan la realidad y no al revés. En fin, todos signos y signas de un final no muy feliz.

  5. M. Raúl Nicola dice:

    Leo respetuosamente tus comentarios y te felicito por instar a despertarnos de nuestra “cómoda” posición: los que aportamos silenciosamente a mantener una sociedad cuyos objetivos e incentivos se han desvirtuado. No dejes de hacerlo e impulsar su comprensión. Estas ideas deben llegar a divulgarse a un nivel más “popular” y a que lo discutan los niveles políticos. Basta de populismos y progres que nos han hundido en la pobreza económica y de espíritu. Yo difundo tus comentarios es mi granito de arena, a mis setenta años ya no puedo salir a realizar esfuerzos físicos. Animo.

  6. German Fermo dice:

    Gracias por tus comentarios Raúl, abzo grande!

  7. José dice:

    Sr. Germán, lo felicito por sus artículos de los cuales soy lector asiduo. Pero lamento decirle que el Estado Argentino tiene vida propia y creo que es imposible reducirlo. Se sigue agrandando gobierno tras gobierno, más empleados, más gastos, más burocracia y la actividad privada que genera la riqueza, cada vez más ahogada. Además, los encargados de reducir su tamaño son también empleados públicos que no les conviene que eso pase.

  8. Patricio Rosende dice:

    Germán, pasa que hay mucho economista que vive de chupar medias al gobierno de turno. No se animan a hablar en contra porque se quedan sin laburo o cobran menos guita. Después son los primeros en abandonar el barco cuando se hunde y decir que ellos siempre la vieron venir y no les dieron bola. Siempre pasa lo mismo. Hoy esta mal visto decir que el gobierno se equivoca. Mas razón para desconfiar.

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos