Academicas - 14/11/2016

Aislacionismo global y populismo en ascenso, ¿a cambiar la historia local?

Por Javier Frachi

Analista de Inversiones y Master en finanzas por la UTDT

De nuevo solos. Siempre hubo altos y bajos en la relación con los Estados Unidos desde Argentina, pero con mayor o menor grado fue o es una relación de familia basada en la expectativa de que estaremos el uno para el otro en caso de una crisis y que tenemos una mentalidad parecida.

La elección de Donald Trump como Presidente de Estados Unidos amenaza con terminar con todo esto, al menos en el corto plazo. Él cree que hay que colocar paredes y en la lejanía del océanos en vez de la solidaridad entre Estados e instituciones. Dejó en claro que America no será la primera prioridad, sino la segunda y la tercera. “Nunca más rendiremos a este país o sus personas al falso sonido de la globalización”, declaró en uno de sus discursos más cercanos hacia una política internacional.

Los latinoamericanos no solo tendremos que adaptarnos y decodificar a Trump, sino que también deberemos mirar al mundo con otros ojos y comenzar a tejer nuevas alianzas que satisfaga nuestros intereses.

Así entonces creo que hay al menos cuatro razones para esperar que Trump el principal foco de incertidumbre y desorden global.

En primer lugar las garantías sobre algunos temas no están más disponibles por parte de EUA. Trump puso un signo de interrogación en futura defensa de sus socios en la OTAN y reiteró en más de una chance de que Arabia debe pagar por la seguridad que provee Estados Unidos en la región y por si fuera poco motivó a Japón y Corea del Sur a obtener armas nucleares. En concreto, sobre Europa, Medio Oriente y Asia Trump dejó en claro que Estados Unidos no jugará en adelante el rol de “policía”, sino que tendrá un rol mas parecido a una compañía privada de seguridad.

En segundo lugar, las instituciones globales creadas después de la segunda guerra mundial con el objetivo de amoriguerar las ansias de poder de algunos países están bajo ataque. Se abre el juego a que cada potencia busque maximizar como nunca sus ansias de poder. Trump fundamentalmente rechaza la mirada liberal sobre que ése orden mundial creado durante décadas basado en el multilateralismo, comercio e interconexión  es el sistema mas barato y seguro para defender los intereses nacionales y valores de su país.

Tal como Bush después del ataque en septiembre de 2011 comparte en que las instituciones y los tratados internacionales ponen ataduras al crecimiento y a la libertad de su país. Se podría decir que hoy estamos presenciando una etapa de revisión muy grande en la agenda mundial que no sabemos muy bien el destino final. Así el “arte de la negociación” que tanto pregona puede que aplicará en las relaciones con sus socios comerciales puede provocar algunos ruidos en cada una de las relaciones que sumado a la replicación de los medios de comunicación pueden transformarse en olas.

Por ejemplo, si Trump desease generar un gran acuerdo con Rusia posiblemente tenga que concederle al país de Putin la anexión de Crimea ¿no cree ud que Europa no pondrá el grito en el cielo?

En cuarto lugar, Trump per se es impredecible. Hasta hace unas semanas muchos apostábamos a que Clinton sería presidente, hoy apostamos nuevamente a que la realidad amoldará al guardian de la peluca naranja y que su equipo de asesores tendrá un rol casi más importante que su propia figura.

En américa latina actualmente nos encontramos divididos, buscando nuevamente una identidad y tratando de encontrar un modelo de crecimiento sostenible en el tiempo y nuestros intereses nacionales. Al menos en argentina todavía no los tenemos en claro. Por ejemplo, esta última semana el ministro de relaciones exteriores de Australia preguntó si es momento de entablar relaciones más profundas con Asia imaginando menos -en un futuro cercano confianza- o respuesta desde Estados Unidos.

Así entonces desde el punto de vista de la inversión me parece importante comenzar a imaginar el 2017 en el plano interno y externo. En lo externo ya mismo tenemos un referéndum en Italia, elecciones en Austria, Holanda, Francia y Alemania que pueden acrecentar el aislacionismo que estamos viendo y por experimentar en EUA. En lo interno seguimos con desafíos muy grandes que si bien pueden resolverse el factor externo de hacia dónde va el mundo nos está o jugará en el costo de endeudamiento, cómo pagaremos las lebacs, baja de la inflación, exportaciones, en los carry trade, el crecimiento y la venta de la historia nacional de que somos “el” país donde estar.

Hoy sabemos que el 2016 fue el año donde la política monetaria llegó a su límite, el 2017 viene como el año del activismo fiscal y movimientos fuertes en la política y en el aislacionismo, generación de nuevas relaciones y alianzas globales y populismo renovado.

Seguramente tendremos varios momentos en el años donde comprar deuda argentina a mejor tasa, sin preguntarnos por la capacidad de repago, pero para el inversor medio la pregunta es corto o media duration. Para el ciudadano es si nos pondremos un poco las pilas para pensar los intereses estratégicos del país y salir de la monotonía diaria que hay en nuestra realidad. El mundo parece de a poco dejar la historia argentina para enforcar los reflectores en USA, Corea del Sur, Rusia, Mexico.

3 comentarios para Aislacionismo global y populismo en ascenso, ¿a cambiar la historia local?

  1. Ezequiel dice:

    Este escenario que describe muy bien en el artículo, no deja “Game over” al blanqueo?
    Será USA el mayor paraíso fiscal sobre la tierra para corp.?

  2. jfrachi dice:

    Hola Ezequiel,

    Creo que está desacertado creer que porque Trump sea presidente se corten los acuerdos de intercambio de información. Hoy en dia el riesgo es mas un hacker o un empleado descontento que trabaja para tu banco. De todas maneras el tiempo dira y lamentablmente la ventana se achica para argentina. Mas que hablar sobre sinceramiento hay que hablar de correccion del deficit.

  3. Julieta Ventura dice:

    Excelente artículo Javi. Lo que el país necesita es completar los ajustes en materia de gasto público y tributarios y diseñar una estrategia seria a largo plazo para crecer.
    Muchas gracias!

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos