Diario - 19/02/2017

El Desafío de la Deuda Externa Argentina: Compresión de Spreads en un Entorno de Dominancia Fiscal

Comienzo la nota de hoy con uno de mis últimos tweets, exaltando la penosa y recurrente paradoja del progresismo argentino: “Somos Peronia precisamente por exigirle al Estado todo lo que no somos capaces de conseguir como individuos. Progresismo = Anti-Progreso”.

El Gobierno se equivocó varias veces, en algunas, hasta de forma grosera e incomprensible, parecería que en el seno de la toma de decisiones falta algo tan común en la actividad privada: “double check y sentido común”. En el sector privado, cometiendo el 5% de estos errores a un CEO lo echan, pero esto es sector público en Peronia, muy generoso, por cierto. Y bajo este concepto, el oficialismo también se equivoca con la displicencia que muestra en el manejo del gasto público y su consecuente déficit y en hacer oído sordo respecto a lo que muchos economistas indican al respecto. Ser anti-inflacionario y al mismo tiempo deficitario es sólo un atajo de corto plazo. Parecería que el entorno más cercano del Presidente lo deja en ocasiones, demasiado expuesto.

El gobierno es muy consiente que debe construir un apoyo político mayor al que tiene actualmente y para ello el gasto público en una nación tan demandante de populismo como la nuestra, se torna en un aliado tentador PERO SÓLO para el corto plazo. En este contexto de “populismo a la fuerza”, Argentina dispone sólo de un puñado de años para generar una corrección fiscal relevante y con ello, comenzar a depender menos de un endeudamiento externo que debería considerarse sólo como un atajo de emergencia y muy lejos de un equilibrio sustentable. Argentina actualmente tiene un stock de deuda externa de unos USD 200.000 millones o sea, 40% del PBI. Así estamos hoy, muy cómodos con este ratio, pero el mismo, tal como mostraremos en el próximo párrafo, se deteriorará rápidamente a menos que corrijamos el formidable agujero fiscal que nos dejó el kirchnerismo. Todos deberíamos juntos trabajar por converger al “Caso 3 de abajo”, sería útil que tanto el gobierno como nosotros, los argentinos, entendamos lo relevante de encausar a nuestra economía de una vez, hacia un sendero de estabilidad sostenible. Caballeros/as: está en juego nada más y nada menos, que seguir siendo Peronia para siempre o intentar desarmar de a poco, este nefasto estado de mediocridad y chiquitéz en el que vivimos; el Presidente Macri, no puede sólo, se acerca la hora de bancarlo big time, yo estoy, ustedes, ¿están?

Caso 1: En el horno y altamente preocupante. Supongamos que por los próximos cinco años mantenemos un déficit fiscal de USD 40.000 millones, una tasa de fondeo promedio de 6% y un crecimiento promedio de 0%. Bajo estas circunstancias, el ratio de deuda/PBI en 2021 sería de 91%. Ciudadanos de Peronia: atentos con este escenario, dejen de perder el tiempo en si el fulbo empieza hoy o mañana y por una vez en sus vidas, preocúpense por lo que importa.

Caso 2: Preocupante pero con esperanza leve. Supongamos que por los próximos cinco años mantenemos un déficit fiscal de USD 40.000 millones, una tasa de fondeo promedio de 6% y un crecimiento promedio de 2%. Bajo estas circunstancias, el ratio de deuda/PBI en 2021 sería de 83%. Ciudadanos de Peronia: a no relajarse, el camino será muy largo.

Caso 3: Delicado pero corregible y esperanzador. Supongamos que por los próximos cinco años reducimos el déficit en un punto del PBI por año, una tasa de fondeo promedio de 6% y un crecimiento promedio de 2%. Bajo estas circunstancias, el ratio de deuda/PBI en 2021 sería de 72%. Ciudadanos de Peronia: parecería que SETENTA AÑOS de peronismo al fin, les comenzó a enseñar algo.

Argentina en breve debería comenzar con una política fiscal correctiva para ilusionarnos con el “Caso 3” y no caer en el preocupante “Caso 1”. Argentina debe comenzar a destruir la dominancia fiscal. La realidad actual no es un equilibrio, simplemente representa a un estado en bancarrota al cual le dieron desde Wall Street, un par de años de leverage. Sería útil que la ciudadanía (ojo otra vez, digo ciudadanía toda y no gobierno) se concientice del sacrificio que es necesario hacer para intentar subirnos a un sendero convergente en la dinámica de la deuda externa, tasa de crecimiento y nivel de déficit fiscal.

La dominancia fiscal argentina. El gobierno del Presidente Macri no ha podido todavía mejorar la situación de déficit fiscal heredada de la administración kirchnerista. Si bien, el gobierno ha sido muy exitoso en comenzar a doblegar la dinámica inflacionaria en la que estaba atrapado el país, su política anti-inflacionaria no ha tenido un correlato en una política a la vez anti-deficitaria. Por lo tanto, la desinflación cortó el chorro de la emisión de pesos para financiar al voraz y corrupto estado argentino, pero al permanecer similar o incluso exacerbada, la realidad deficitaria del país, dicha emisión de pesos ha sido reemplazada por un viejo conocido: emisión de deuda externa, aspecto que sirve en el corto plazo pero que complica el largo. En esta dimensión, el gobierno actual mantiene un déficit fiscal similar al kirchnerista, pero financiado de una forma totalmente distinta: en vez de la emisión inflacionaria de pesos se recurrió a la emisión de bonos en dólares soberanos y provinciales. El riesgo a un par de años vista es que en vez de culminar en una hiperinflación kirchnerista, terminemos convergiendo a un default macrista. ¿qué necesitamos para que esto no ocurra? Muy sencillo, nuestro compromiso y apoyo, ¿entendiste Peronia adolescente?

La deskirchnerización de la deuda argentina. Del 2013 a la actualidad el costo de fondeo soberano para Argentina en la parte larga de la curva se redujo de 13% en 2013 a 7.50% en la actualidad, lo que representa una formidable caída de 550 puntos básicos. Las razones que motivaron semejante rally en la deuda larga argentina se explica por una sencilla razón: del kirchnerismo pasamos nada más y nada menos que al gobierno del Presidente Macri, uno que si bien debe navegar las innumerables distorsiones generadas especialmente en los últimos años del gobierno anterior, se percibe notoriamente como de mayor credibilidad en todos los aspectos: institucional, político, económico, monetario. En resumen, pasar del delirio kirchnerista a la actualidad macrista representó para Argentina una baja en su costo de fondeo de 550 puntos básicos, claramente los mercados internacionales han premiado este incipiente intento de cambio.

De la historia al futuro del riesgo país argentino. Concentrémonos ahora en el “looking forward” de la deuda argentina. Decir que Argentina tiene un problema de déficit fiscal debería ser a esta altura una obviedad, sin embargo, somos lo que somos como nación precisamente porque preferimos ignorar algunos dramas mientras la deuda permita pagar la borrachera. Con nación, provincias e intereses de la deuda, el déficit fiscal gira en torno al 8% del PBI o sea, unos USD 40.000 millones anuales. El déficit fiscal argentino es uno de los nefastos legados del gobierno anterior y representa a mi entender, el principal drama no resuelto por el gobierno del Presidente Macri. De hecho, uno de los grandes desafíos de su equipo económico será encauzar dicho déficit a un sendero de convergencia para los próximos años en medio de una batalla electoral que, dadas las normas constitucionales de este bendito país, se libra casi en forma permanente: cada dos años tenemos elecciones.

No todo es un drama en Peronia. A pesar de la euforia que Wall Street mantiene por deuda soberana y provincial argentina, existe entre los operadores una pregunta recurrente: ¿cuál es el plan fiscal del país? Y si bien los principales bancos de inversión de NY están entretenidos cobrando fees de emisión de deuda argentina y marcando ganancias en el underwriting de los bonos, tengo la sensación de que de ahora en adelante, la baja en el costo de fondeo de Argentina estará muy correlacionada a la existencia o no de una historia creíble respecto a la dinámica fiscal del próximo lustro. La construcción de dicha historia no es sólo carga del Presidente Macri, nos necesita a todos.

Fuente de la imagen

12 comentarios para El Desafío de la Deuda Externa Argentina: Compresión de Spreads en un Entorno de Dominancia Fiscal

  1. Marco Schnabl dice:

    Todo lo que dice Germán es cierto, pero…..El drama va más allá del déficit, que podría eliminarse “mañana” aumentando aun mas la presión impositiva ya salvaje. La medida real del dilema argentino es el gasto público no sólo el déficit. El déficit cero puede coexistir con la pobreza mas absoluta. Hasta que esos mismos argentinos a los que Germán se dirige no comprendan que el problema es el tamaño del estado no sólo su financiamiento nada realmente será distinto.

  2. Lucas dice:

    Muy buen artículo, coincido en todo salvo en que argentina pueda seguir tomando deuda al 6 con un un ratio deuda/ PBI por encima del 60℅ como mucho.
    Con los antecedentes argentinos y sin encaminar la cuestión fiscal. Nadie le prestaría por el 6 me parece, al menos yo no.

  3. Sebas C dice:

    Gran análisis German! Es cierto, con cohesión social genuina podriamos ilusionarnos con el Escenario 3. Lo que me hace dudar son una saga de factores “combo” que, aunque se ve al Gobierno con intención de controlarlos, no se ve un liderazgo claro al respecto: déficit fiscal/estado sobredimensionado + presión impositiva record (sector privado exprimido) + puja distributiva (sindicatos atentando contra la pauta inflacionaria. Costos en dólares por el cielo?). Se ve al Gobierno con un fuerte esfuerzo anti-inflacionario, pero no se lo ve con un fuerte esfuerzo fiscal. Pareciera que el BCRA es el llanero solitario…

    El déficit financiado con deuda, encima, atrasa al dólar, lo que tenderá a joder la balanza comercial cada vez más (Argentina más cara que Europa/ éxodo a chile y miami/ turismo con balance negativo)

    Todo esto trae el deja-vu 90′s….ojalá exista tanto el liderazgo como el compromiso social para no repetir historias pasadas. Ojalá los Argentinos apoyemos un verdadero cambio y el Gobierno tenga el liderazgo y la determinación de llevarlo a cabo.

  4. Raul Ponte dice:

    No hay plan fiscal,ni economico,ni siquiera los hubo.MI esperanza es que lo tengan después de las elecciones (espero que de las de octubre).

  5. Brian dice:

    Si llegara a ganar las parlamentarias, y teniendo CABA, Provincia, y Nacion, no realiza una reforma seria tributaria y una correccion seria del deficit, creo que esto nunca mas tendrá solución.

  6. Juan Pablo dice:

    “….un estado en bancarrota al cual le dieron desde Wall Street, un par de años de leverage…”

    Mas claro imposible y en 1 renglon.

    Capo German.

  7. jose maria corredoira dice:

    …Y si la estrategia fuera ir embolsando, este año los frutos del blanqueo, por un par de años más las capturas de bienes de los que no blanquearon y ya casi estamos en las nuevas presidenciales?

  8. jose maria corredoira dice:

    Se que no alcanza, pero… ayuda!

  9. Nicolas dice:

    Este gobierno es que no resolvio “como vamos a crecer”. ya que el caso 2 y 3 tienen el supuesto de crecimiento, yo los descartaría.

    * bajar la inflación es de manual(lo hacen bien)
    * bajar el gasto publico es politico (quisieron ni bien llegaron y no pudieron). Si no pudieron ahi, no van a poder despues por el desgaste
    * Crecer. Es creatividad y por ahora no la demuestran

  10. Mario dice:

    Vertiginosa nota. La velocidad de algunos de los posibles desencadenamientos por acción u omisión es impresionante, aún sin contar con factores externos que obviamente no están al alcance del soberano de Peronia.
    Con razón que los isleños de Malvinas prefieren tragar cianuro antes de someterse a la jurisdicción de la Gran Peronia. Se imaginan al político argento desembarcando en las islas?!, seguramente anunciaría gozoso al mejor estilo del adelantado Don Rodrigo Diaz de Carreras…”¡Os declaro ciudadanos de Peronia y a partir de ahora quedais toos taxaos y endeudaos!”
    Saludos German

  11. Ivan dice:

    Alemania tiene superavit de cuenta corriente dado que su economia es competitiva y por ende si su moneda volviera a ser el marco aleman se apreciaria fuertemente. Es cierto que esta es la sana apreciacion de una moneda producto de un pais genuinamente competitivo.

    Argentina tiene mayor oferta de dolares producto de una circunstancia artificial. Primeramente gracias al ingreso de dolares financieros que buscan la diferencia (dolares especulativos) y luego producto del ingreso de dolares que aporta el endeudamiento para cubrir el deficit fiscal. Por ende la apreciacion del dolar no es producto de la fortaleza de la economia sino de la especulacion y necesidades de caja.

    En este marco se continuara perdiendo empleo, cerraran mas fabricas y la economia languidecera hasta que aquellos que prestan dinero (mercados internacionales) duden sobre la capacidad de repago del capital e intereses.

    En los 90 se financio el deficit primero via privatizaciones, segundo via endeudamiento externo y finalmente via endeudamiento interno cuando ya nadie nos prestaba para luego caer en default.

    Esta dinamica penaliza al exportador e industrial (campo industria y economias regionales) que son justamente los motores que se deberian cuidar no solo para que abunden dolares que genuinamente engrosen las reservas del central sino para que aumente la oferta de bienes y servicios y por ende caiga la inflacion. La inflacion caera sanamente cuando aumente la oferta de bienes y la competencia beneficie al consumidor.

  12. NESTOR ALEX GRINBANK dice:

    Mi comentario es alrededor de lo que siento. No alredor de mis conocimientos economicos, porque adolesco de ellos.

    Creo, sin lugar a dudas que si la ciudadania toda no colabora con el pais, reduciendonos en todos los aspectos economicos, para permitir que Argentina pueda empezar a recuperar su capital, lentamente y con el tiempo que haga falta, dificilmente podramos recuperarnos como nacion.
    La Caja esta vacia y hay que entenderlo, y el gobierno, al que apoyo por conviccion, debe informar permanentemente de los pasos que se dan en ese sentido, haciendonos saber cuantos milimetros mejoramos el cada dia y porque.
    Hagamos cierto lo de que no debemos barrer los problemas debajo de la alfombra. Porque al final salen a relucir, cuando es muy tarde.

    Argentinos, debemos “participar” desde nuestros lugares, poco, mucho, lo que podamos.
    Basta de exprimirnos los unos a los otros, “COLABORACION” y nada mas, sera en favor de la generaciones venideras.

    Recordemos que tendremos la suerte que forjemos con “nuestro esfuerzo”

    BASTA DE QUE EL ESFUERZO LO HAGA OTRO, YO SOY EL QUE TENGO QUE HACER EL ESFUERZO QUE A MI ME CORRESPONDE.

    VOS TENES QUE HACER EL TUYO. NO MIRES PARA OTRO LADO.

    BASTA DE SACARLE EL CUERPO A LAS OBLIGACIONES QUE TENEMOS COMO PADRES, COMO ESPOSOS, COMO ABUELOS, Y COMO HIJOS Y NIETOS TAMBIEN

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos