Diario - 27/02/2017

Paro, Apriete y Piquete: Mentalmente Irreversibles

Tweeteaba: “Por cada paro que el populismo organice en marzo, propongo que quienes votamos cambio trabajemos sábados y domingos. Cambiemos = Trabajemos Más”. Podrán copar la calle, pero nunca podrán copar nuestras convicciones. La Argentina del apriete sólo enriquece a los gordos de siempre. Presidente Macri: no puedo ser del PRO, tengo un paladar demasiado liberal como para tolerarlos, pero voy a bancarlo 100%, cuente con mi apoyo incondicional. 

Comienzo este artículo con un pregunta sencilla: Si no te gusta lo que ganás: ¿por qué en lugar de parar, no te conseguís un trabajo que te pague más? Si dicho trabajo no existe, implica entonces, que ese salario que no te gusta, es de equilbrio y acorde a tu productividad. En vez de parar y hacer quilombo entonces, lo óptimo sería que estudies más, aumentes de esta forma tu productividad y por lo tanto, tu salario. Es así de simple, el resto es SANATA. Y parafraseando el comentario con el que cerré mi columna radial del último viernes en “Demoliendo Mitos”: “exonero a éste y a cualquier otro gobierno de los dramas que padecemos los argentinos, ninguna modificación de sustancia ocurrirá si no decidimos cambiar nosotros mismos, somos el problema y al mismo tiempo su paradójica solución”.

Los economistas solemos pensar en el concepto de “estado estacionario” el cual implica un equilibrio dinámico: no importa las fuerzas que le peguen al sistema a lo largo del tiempo, cada una de ellas, queda neutralizada por otra y por lo tanto, el sistema no se mueve más del punto alcanzado, a pesar de que todo esté cambiando a su alrededor. O sea, pasa el tiempo, todas las variables mutan pero sin embargo, el equilibrio resulta inalterado.  Me aterra pensar por momentos que este terruño en el que vivo haya alcanzado un estado estacionario de miopía del que no podamos salir nunca más. De hecho, la evidencia empírica parecería jugar en favor de esta hipótesis: hace 70 años que los argentinos coquetean con la misma demanda política: populismo, siempre populismo, aun votando a otro partido y aun incluso pretendiendo apoyar un cambio. Estamos frente a la posibilidad de haber alcanzado un estado estacionario mentalmente irreversible. ¿Habrá Argentina llegado a un punto del que no se retorna jamás? ¿Será Peronia el estado estacionario de esta República que alguna vez ranqueaba entre las diez mejores del planeta y a la que hoy le cuesta competir con África?

Una condición necesaria para alcanzar un estado estacionario a nivel social es que los ciudadanos del sistema estén cómodos con sus condiciones iniciales. Si bien el populismo es el responsable de la destrucción de esta república, no podría haberlo hecho sólo, ha tenido un cómplice muy útil: los argentinos perdedores de siempre. Y si bien, los argentinos se caracterizan por vivir protestando del país en el que vivimos, también denotan una formidable sumisión a las condiciones iniciales que definen ese equilibrio al que tanto critican. El argentino es zurdo por nacimiento, aunque le gusta vacacionar en Miami y viajar en Audi, el argentino es proteccionista a ultranza aunque en el primer feriado disponible se cruza a Chile a comprar IPhones, el argentino detesta la inflación aunque se opone fervientemente a achicar el Estado, el argentino odia los cortes de luz aunque prefiere pagar más por una pizza que por la tarifa eléctrica. El argentino se siente en el derecho de tener un salario más alto aunque apoya proyectos contrapuestos a dicho objetivo: utilización de fondos públicos para financiar piqueteros y fútbol, por ejemplo. El argentino aborrece el capitalismo norteamericano pero vamos a Wall Street a emitir nuestros bonos soberanos y provinciales en un intento de subsidiar consumo espurio. El argentino hace setenta años que vive atrapado en una pecera intentando obtener resultados diferentes mediante la aplicación de la misma receta. Argentina es un terruño en donde la mayoría de sus habitantes y a pesar de las recurrentes catástrofes económicas a las que nos llevó una y otra vez el populismo, sigue sin comprender que una nación que viole permanentemente leyes básicas de economía está condenada al fracaso recurrente. El argentino promedio es esclavo de una miopía intelectual que retroalimenta permanentemente.

Carnavaleando: en estos días de fiesta y ocio he observado unos cuantos festivales públicos. En una nación en la ruina como la que nos dejaron, me gustaría conocer, como ciudadano pagador de impuestos, cuánto dedicó el gobierno nacional y provincial en festejos de carnaval. La cifra debería ser CERO o la falta de respeto es infinita. El Carnaval que financiamos con fondos públicos es sólo un ejemplo de que la Argentina de hoy se ha convertido en un espacio mentalmente inviable: lo social, lo político, lo económico, pierde relevancia frente a esta formidable restricción. Y aquí estamos hoy, todo el país al pedo y de comparsa, transpirando al ritmo de un inútil feriado carnavalesco como si fuésemos una nación rica, a días de comenzar marzo y en tierra populista, se viene ya una secuencia interminable de marchas, paros, piquetes y aprietes, en reivindicación de derechos que el argentino percibe como adquiridos y que han sido usurpados precisamente por aquéllos que organizan las manifestaciones. Pocos países son así de contradictorios, no es casualidad que nuestro estado estacionario sea uno comparable hoy con África cuando un siglo atrás lo hacía con Europa, el problema somos nosotros. Hay una generación entera que confunde “plan” con “salario” y a la que el populismo no le dio la chance de dignificarse con los frutos del trabajo genuino. El argentino no entiende que la única forma de incrementar su salario en forma temporalmente sustentable es mediante aumentos de productividad. Dichos saltos productivos requieren de esfuerzo, innovación, educación, sacrificio, desarrollo tecnológico: en ninguno de estos conceptos figura como fuente, el apriete permanente del sindicalismo argentino.

Resistamos el populismo, trabajando más. Los invito a que seamos protagonistas de esta nueva historia que intenta escribirse en la República Argentina, cambiar no es gratis, por el contrario, es extremadamente costoso y el Presidente Macri no puede sólo. Es por esta razón, que por cada paro y apriete que organice el populismo propongo que aquéllos que votamos un cambio demos un paso adelante y resistamos esta actitud.  Al argentino cómodo, ese que votó cambio pero que no asume los sacrificios que el mismo implica, le cuento que no habrá cambio posible si no asumimos una actitud activa y responsable. Si me hacés un piquete, me iré entonces caminando a trabajar, si me hacés paro, trabajaré entonces el doble, si el sindicalismo docente decide no iniciar clases, los reemplazaremos dando clases nosotros. Si decidís cortarme el transporte público pues entonces, trabajaré desde mi casa. Está llegando el tiempo de defender un cambio genuino y para ello no sólo se hace necesario el voto. El populismo nos pone en la difícil situación de reafirmar nuestras convicciones y en dejar de ser testigos pasivos de una historia que sólo fabricó pobres. Que los paros, los aprietes, los piquetes, organizados por el populismo, nos unan a todos los que votamos por un cambio respondiendo: por cada paro que armen trabajaremos más, sólo con esta actitud podríamos romper el estado estacionario en el que estamos atrapados desde hace setenta años: hay una parte de argentinos que todavía puede hacerlo. Macri sólo es un insipiente intento de cambio, depende de quienes lo votamos que este intento se solidifique, mute y mejore, o claudique nuevamente en peronismo. Presidente Macri: no puedo ser del PRO, tengo un paladar demasiado liberal como para tolerarlos, pero voy a bancarlo 100%, cuente con mi apoyo incondicional.

Fuente de la imagen

28 comentarios para Paro, Apriete y Piquete: Mentalmente Irreversibles

  1. Ing.Maradei dice:

    Nos conocimos en tu Universidad y recuerdo que te castigué varias veces por tus articulos sobre Argentina, mientras me deleitaba con tu visión internacional. La satisfacción que me invade es indescriptible, en mis 81 años de vida jamás leí un diagnoóstico tan preciso y riguroso como lo que hoy has escrito, no encuentro palabras para calificarlo me atrevo a asegurar que un 10 es poco

  2. Mario dice:

    Descripción tan cruda como cierta Germán.
    Hay por lo menos 4 o 5 Argentinas dentro del Principado, muy distintas una de otras, pero todas bajo un mismo ordenamiento juridico, y eso es en sí mismo inviable desde todo punto de vista.

  3. Daniel Dominguez dice:

    Muy buena tu nota. Adhiero totalmente. Pero falta ver porque el típico Argentino elige el populismo. La respuesta no es fácil. Si el ciudadano a pesar de todo lo sigue eligiendo es porque enfrente no ve nada que lo identifique. Para mi el ciudadano común siente q el populismo lo defiende del Oligarca/Capitalista/Patrón/Dueño/Jefe. Se debe educar al soberano pero sin que se sienta despreciado. Eliminar adjetivos como peronia, peroncho ignorante etc. seria un buen comienzo.

  4. German Fermo dice:

    Gracias por sus comentarios Ingeniero. Recuerdo algunas de sus críticas, siempre estuvimos en el mismo barco. Un abrazo grande.

  5. German Fermo dice:

    No estoy de acuerdo. Uso Peronia repetidamente, no por ser peyorativo sino muy por el contrario, por ser incisivo y crítico, mirando bien adentro de nuestro propio ombligo, ese que nos asusta y no queremos ver nunca. Un abrazo

  6. juan pablo dice:

    Coincido con German.
    Daniel, no veo haya desprecio ni ofensa solo la cruda realidad.
    Para cambiar primero hay que tener la humildad de reconocer todos nuestros errores.

  7. Rodrigo dice:

    Utilizar el.término Peronia me parece no sólo acertado, sino también un acto de valentía en un país donde asociar nuestras desgracias con Perón es tabú

  8. Carlos dice:

    Estimado German, estoy en un todo de acuerdo con sus afirmaciones. Entiendo que este modelo de país estacionario se hace viable en el tiempo gracias a que nosotros lo financiamos vía impuestos. Una solución sería no financiarlo más y veamos qué pasa, Peronia ha sido víctima de toda clase de experimentos, probemos. En este país por las buenas no se cambia nada, a esta altura de las circunstancias los que no quieren cambio alcanzaron la mayoría holgadamente. Saludos.

  9. Fernando Costas dice:

    Excelente, comparto plenamente, lamento que a mis 85 años, vea para mis nietos un futuro tan incierto.

  10. Ezequiel dice:

    Nosotros, como lectores, quizás deberíamos difundir éste texto para que la mayor cantidad de gente lo lea y tome conciencia de la encrucijada en la que estamos…

  11. Alejandro dice:

    Sherman sos Manchenster

  12. Agustín dice:

    Desde salta totalmente de acuerdo german.

  13. excelente artìculo !!!!!!

  14. Roberto Alvarez dice:

    Daniel, Peronia es una realidad en la que todos estamos dentro. Porque eligen populismo? Sencillo, falta de educación; base fundamental para la existencia del polpulismo.

  15. Juan dice:

    Soy como vos German, solo el ingeniero Alsogaray podría haberme representado políticamente. Lástima que el poder destruyó a su partido.

    No sabés la cantidad de discusiones que he tenido con familiares que me responden “no se puede cambiar todo en un año” y que no se puede reformar el estado. Y les respondo que nuestra chequera es muy limitada y en otras epocas, con ratios PBI/deuda bastante razonables, el pais saltó por el aire. Esperar tiene su costo y estoy 100% de acuerdo contigo. Es una lástima que este gobierno no se haya movido mas rápido el año pasado. También de acuerdo que cambiar va a costar el doble en año electoral. Es difícil no ser pesimista.

  16. Fernando dice:

    Germán, hace rato que te sigo pero es la primera vez que te dejo un comentario, impresionante post, te felicito, me identifico totalmente con los que expresás. Me angustia sobremanera la forma de pensar de nuestra sociedad, sobre todo de las personas que viajan, ven la diferencia entre nuestro país y cualquier otro y cuando vuelven, después de quejarse por esas diferencias siguen votando al populismo. Es inexplicable…

  17. Alejandro Maradei dice:

    Gracias por hacer que me sienta identificado con alguien a mis 45 años de edad, adhiero y suscribo cada una de sus palabras. Gracias ¡¡

  18. Raúl Nicola dice:

    De acuerdo total con el comentario. Va llegando el tiempo de convocar a los que no “se calientan”, hay que pensar en salir a bancar en serio a Macri, más allá de los “errores” incomprensibles para mi cometidos, es nuestra única luz de esperanza de un cambio, de erradicar el populismo. Hay que pensar en salir no solo a la calle sino a defender el cambio en todos los ámbitos.

  19. Ruben Edmundo Scaramozzino dice:

    Y también paso el carnaval………………………. Siga , siga, siga,………… diría un arbitro (jubilado él) de los torneos de balón-pie argentino.-

    ¡Ah!!!!!! Fue sin máscaras o con máscaras, pues tienen una vieja historia.-

    Deberíamos remontarnos a los Sumerios 5000 años antes de Cristo, quienes supieron dar las primeras formas a los festejos paganos que dieron origen a lo que hoy se festeja; de quienes los Egipcios (de mucho antes de Cleopatra) tomaron también sus hábitos, en rituales y costumbres de veneración al Dios Apis en sus creencias, llegando a los Romanos quienes lo agiornaron con los festejos al Dios Baco (del vino).-

    La cosa, como sabrás no paro ahí nomas, llego en el medioevo a festejarse en toda Europa, lugares como Florencia y Venecia en Italia le dieron categoría y pompa a esos festejos.-

    El cristianismo evitó, estar ausente de tales festejos populares con tal ancestral crédito, dando lugar a que se festejara cuarenta días antes de la fiesta pascua y en esos 40 días, sus fieles debían no comer carne después del miércoles de cenizas.

    Lo cierto es que con el advenimiento de los Reyes Católicos en España, año 1523 DC, Carlos I dicto una Ley prohibiendo las máscaras y los enmascarados, mas pero allá por el año 1621 DC, otro Rey Católico Felipe IV (El Grande ó el Rey del Planeta) fue quién restauro en su reinado el imperio de las máscaras.-

    Y si somos consecuencia de esos reinos, como no podía ser de otra manera, adelantados españoles y portugueses trajeron a estas tierras tales festejos, agregándose luego en el Siglo XIX las costumbres tradicionales traídas por los inmigrantes españoles e italianos que poblaron tanto a Brasil como al Río de la Plata.-

    Entonces acá estamos, Argentina (el país que nunca fue) fue en el año 1956 DC, que emulando al Rey Español Felipe IV se instauró como feriado nacional; sin embargo dando muestras que siempre queremos ir para ATRÁS, en el año 1976 (esta vez emulando al Rey Español Carlos I un pequeño comparado con el anterior) fue eliminado del calendario de feriados nacionales (sin democracia en el paisucho).

    Por decreto Nº 1584/10 (viva la democracia del paisucho) se instauro nuevamente en el calendario de feriados nacionales.-

    Mauri habrá consultado al actual Rey de España en su reciente visita ¿Que hacer con el carnaval, sin máscaras, sus máscaras y sus enmascarados?
    ¿Que propuestas tendrá para viajar a Marte antes de que vuelva el próximo carnaval.-

    PD: Mucho antes de votar, los candidatos deberían presentarse con curriculum libres de imputación alguna, tener garantes por si comenten mas de 5 errores en 1000 y responderan ante esos errores con sus patrimonios personal; idem para todo poppe de la CAI o de la CGT.-

    Atte.,
    Ruben

  20. Guillermo dice:

    Excelente German! Gracias por tus palabras, representan a muchos!!

  21. Gabriel dice:

    Un brillante artículo, que nos refleja de cuerpo entero! Ojalá esto sea el puntapié inicial de un nuevo comienzo. Los voluntarios para dar clases fueron el primer paso. Necesitamos más

  22. Camilo dice:

    Excelente nota. El populismo es una religion civil, cuestion de fe. No hay argumento racional que haga cambiar de opinion a los populistas. Y si insistis juntan leña para quemarte. mejor actuar como bien dice German y no perder tiempo.

  23. Daniel di Nunzio dice:

    No podría estar más de acuerdo con German Fermo.
    Ojalá más argentinos nos pongamos a laburar para sacar este país adelante .
    Apoyo 100 %

  24. Dante dice:

    Excelente apreciación de la realidad actual.. palabras que la mayoría no quiere escuchar.. muchas gracias !

  25. Nestor Patiño dice:

    Brillante, refleja exactamente lo que pienso! Hacía mucho que no leía algo tan bueno. Impresionante. Muchas gracias.

  26. Cecilia dice:

    German,

    Estoy en completo desacuerdo con tus ideas, tanto económicas como políticas.

    Tu posteo acerca del “populismo” es relativo a la temática social. Por supuesto con consecuencias económicas. Ahora bien… hablar del paro del populismo es completamente falaz. Utilizar el término populista libremente como si indicara lo mismo en diversas situaciones es un error. He leído que has hablado del populismo y del regimen comunista, y sobre Venezuela, todo en los mismos términos. Qué significa el paro populista? Realmente, reclamar por un salario digno es populista?

    Hablas de Peronia y de los 70 años de la Argentina perdida. Entiendo que quieras referirte a características que encontras comunes y que en tu análisis se fueron sedimentando en la llamada “Peronia”. Ahora bien, sería interesante en realidad hacer un análisis más profundo. Hablar de 70 años de Peronia es mezclar tantos períodos históricos diferentes, incluye dos presidencias peronistas, dos golpes de estado, todo un período de prescripción del peronismo….. realmente podes hablar de Peronia?

    Al final de tu texto decís que sos demasiado liberal para el gobierno PRO. Definitivamente un liberalismo empalagador. Es que no comprendes que la sociedad no se mide únicamente en términos económicos. Con tu pensamiento no debería haber entonces maestros.
    “Si no te gusta lo que ganás: ¿por qué en lugar de parar, no te conseguís un trabajo que te pague más? Si dicho trabajo no existe, implica entonces, que ese salario que no te gusta, es de equilbrio y acorde a tu productividad. En vez de parar y hacer quilombo entonces, lo óptimo sería que estudies más, aumentes de esta forma tu productividad y por lo tanto, tu salario.”
    Realmente pensás que es una cuestión de equilibrio y de productividad?
    Los maestros tienen una función social, no únicamente económica, no se guían por una lógica de mercado.
    Si todos los maestros buscaran otro trabajo y se capacitaran. Nadie daría clases en las escuelas primarias, el salario aumentaría y entonces más maestros desearían trabajar por ese salario. Realmente pensás de esa manera la educación?

  27. German Fermo dice:

    Cecilia, estamos mucho mas de acuerdo de lo que te imaginas. Te pido que leas mi nota de hoy: “Sindicalistas Ricos y Trabajadores Pobres: Yo No Paro el 7M”.
    http://germanfermo.com/2017/03/sindicalistas-ricos-y-trabajadores-pobres-yo-no-paro-el-7m.html

    Siempre en una gran cantidad de mis notas apoyé fervientemente a la educacion. Te paso otra nota que escribí tiempo atrás: “La Argentina del Choripán Merece un Sueño Utópico”

    http://germanfermo.com/2015/08/a-una-semana-de-las-paso-me-permito-sonar-con-una-argentina-utopica.html

    El paro por cualquiera que sea hecho, no soluciona el problema, por el contrario, lo magnifica. Argentina necesita crecer, fundado en el trabajo, la creatividad, la educacion, parar, no se correlaciona a ninguno de estos conceptos.

    Slds

  28. Nancy dice:

    Buenisima nota totalmente de acuerdo ,lo mas triste es hacias donde vamos nadie lo sabe

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos